La “Teoría de los 6 grados de separación” defiende que dos personas cualquiera en el mundo están conectadas por una cadena de hasta seis personas. Este estudio de la Universidad de Harvard intentaba explicar hace 50 años que todo el mundo esta conectado. Esta idea que hace un tiempo parecía imposible ahora ya no nos parece nada absurda. Desde que las redes sociales han tomado el mando de nuestras vidas es más fácil demostrar que la teoría es real. Ahora podemos conocer a los amigos de nuestros amigos y obtener información de sus perfiles de forma fácil y rápida.

Sabiendo todo esto, ¿porqué no lo usamos en nuestro propio beneficio?. Ahora es mucho más fácil conectar a personas e intereses así como a empresas y trabajadores. Las redes sociales llegan a todo el mundo independientemente de la edad y el sexo. Lo que diferencia a las personas en las redes sociales es el uso que hacen de estas. A medida que pasan los años las personas dejan de publicar únicamente fotos de fiesta y las usan con otros fines. Los propósitos son muy variados, desde encontrar temas afines a sus intereses hasta trabajo. Los objetivos de las redes sociales en este contexto son 3:

1. Impulsar la innovación

Pero no todas las redes sociales son iguales existen redes sociales profesionales. Estas están especializadas en varios sectores y cuentan con foros en los que es posible expresar las distintas opiniones y conocer la de profesionales afines a tus intereses. Esta es una forma excelente para compartir ideas y promover la innovación.

2. El poder de compartir

El poder de compartir constituye la base de las redes sociales. Podemos compartir casi cualquier cosa, desde contactos, experiencias, ideas hasta noticias. Pero debemos ser conscientes de que las cosas que compartimos reflejen nuestras opiniones.Por ello, debemos preocuparnos de que los textos y contenidos sean adecuados para el medio en el que lo estamos publicando. Porque el riesgo de Internet es que siempre deja rastro.

3. Capacidad para generar comunidad

En última instancia las redes sociales profesionales tratan de crear un sentimiento de pertenencia. Poder compartir intereses con personas que no se encuentran en tu círculo social o profesional más cercano permite que tus ideas traspasen fronteras. Las redes sociales además, impulsan a sumarse a la tendencia de la innovación y el cambio.

Búsqueda de empleo

Pero el poder de las redes sociales van mucho más allá. Se han convertido en nuestro escaparate al mundo, son una forma de darnos a conocer. Y por ello, constituyen una herramienta de búsqueda de empleo muy útil. Como hemos dicho, es una forma estupenda de ponernos en contacto con profesionales de nuestro sector, compañeros, reclutadores, potenciales candidatos…

Estas redes sociales como LinkedIn permiten diferenciar el perfil de la persona que accede y personalizarlo al máximo, haciendo más fácil que la gente te encuentre, o buscar filtrando por intereses. Ahora bien, si nuestro objetivo es encontrar empleo mediante estas plataformas tenemos que tener en cuenta algunos aspectos.

Consejos para crear un buen perfil

  1. Es imprescindible cuidar el lenguaje, las formas y la imagen. La imagen que mostremos en nuestro perfil es la que va a calar en los posibles reclutadores. Puesto que jugamos con la ventaja de que no nos conocen debemos causar la mejor impresión posible.
  2. Debemos construir la mejor red de contactos posible. Tener una buena red de contactos favorece nuestro perfil. Aprovecha esta oportunidad, investiga y crea contactos que aporten valor.
  3. La marca personal es muy importante, trabájala. Utiliza las redes sociales par mostrar información de interés, que demuestre tus capacidades. Con información de verdad y relevante para el contexto en la que publicas.
  4. No seas tímido y sigue a todas las empresas que te puedan interesar, es una buena opción para conocer si existe alguna vacante o la situación de la empresa.
  5. Y por último, potenciar tu perfil. Para ello,  has de tener una actividad lineal, equilibrada. No sirve de nada estar muy activo durante un tiempo y abandonarla después.

Ahora que ya conoces las posibilidades que las redes sociales ofrecen en el entorno laboral, ¿a que esperas para aprovecharlas?

 

Registro del horario de trabajo desde casa