El talento es uno de los valores más importantes que las personas pueden ofrecer en una empresa. Hacer crecer el talento y potenciarlo es trabajo del departamento de recursos humanos de la organización. Desperdiciar el talento de las personas es uno de los mayores errores que una empresa puede cometer. A continuación te presentamos algunos de los recursos más útiles para potenciar el talento de nuestro equipo.

“Nadie respeta un talento que está oculto” -Desiderius Erasmus

Estrategias de gestión de recursos humanos

1. Equivocarse no es un error

“Equivocarse es de humanos” es una frase que seguramente hemos oído muchas veces. Pues bien, apliquémonosla. Si en nuestra organización castigamos el error estamos cometiendo uno aún mayor. Castigar o ponerlo en evidencia es algo intolerable. Para llegar a minimizar el error y optimizar los procesos de gestión de los proyectos y del personal hemos de encontrar tropiezos. Porque de ellos podemos aprender mucho. Compartir los errores, crear un equipo que se coordine y coopere para resolverlos es un factor clave en el aprendizaje.

Hacer uso del visual management permite que todo el mundo pueda saber dónde está el fallo, visualizarlo y que el equipo proponga soluciones.

2. Escuchar las propuestas

Relacionado con lo anterior se ha de fomentar un clima laboral de escucha. Si no mostramos predisposición a contar con las opiniones y estudiar las propuestas de nuestros trabajadores y equipos posiblemente estemos desperdiciando grandes ideas o proyectos.  Escuchar ideas y responder con estudios de proyectos es la base de la comunicación y el éxito empresarial.

3. Potenciar las capacidades

En una entrevista de trabajo como recursos humanos podemos conocer todas las capacidades laborales del perfil de empleado. Pero esto no basta, hoy en día debemos ir más allá. Debemos conocer a nuestro equipo, sus gustos, sus aficiones… Esto no significa entrometernos en su vida privada, sin embargo, conocer todos los puntos fuertes de nuestra plantilla nos puede ayudar en momentos puntuales. No podemos permitir que un empleado se estanque dentro de los limites de sus funciones, tenemos que impulsarlo a que se desarrolle en aquello que le interese o se le dé bien.

Es importante que nos esforcemos por conocer a las personas que forman parte de nuestro equipo. De esta forma, podremos reconocer e identificar las fortalezas y talentos que no se exigen en su día a día y de los que como organización, nos podemos beneficiar.

4. Desarrolla el talento

Conectado con lo anterior debemos que tener en cuenta que cuando no favorecemos el desarrollo de alguna cosa lo habitual es que se estanque y se pierda su potencial. Del mismo modo debemos favorecer que los trabajadores desarrollen su aprendizaje. Actualmente existen multitud de cursos y modalidades de aprendizaje.

5. No limitar las capacidades

Ser bueno en una cosa no supone que el resto se te de mal. Explorar todas las posibilidades es una forma de explotar el talento de los empleados. Que conozcan las dinámicas y trabajos de otras áreas a veces nos puede dar un feedback muy útil, porque quizás unos ojos que miren desde un cierto desconocimiento pueden cambiar y mejorar lo que tenemos.

De esta misma forma no debemos hacer que la plantilla se aferre a los roles o cargos. Fomentar la funcionalidad y que las personas tomen las responsabilidades según afinidades. El líder de un proyecto debe ser aquel que consiga empatizar con este.

Ahora que ya conoces la fórmula para potenciar el talento de los recursos humanos de una empresa u organización, ¿a qué esperas para poner en marcha tu proyecto de desarrollo del personal?