Rodearnos de nuestro seres queridos siempre ha sido una buena opción, y que mejor idea que llevarnos a nuestro mejor amigo a la oficina: nuestro perro.

La compañía de nuestros fieles amigos

En la mayoría de casos, cuando nos marchamos al trabajo, nos despedimos de nuestros perros hasta la hora de volver a casa. Nuestros fieles amigos nos esperan con entusiasmo y nos alegran 365 días al año. ¿Quién no ha fantaseado con llevarse a sus perros al trabajo? Pues cuando sepáis los múltiples beneficios que esto puede tener, no vais a querer separaros de ellos.

La idea de llevar a los perros al lugar de trabajo surgió en Estados Unidos de la organización internacional Pet Sitters en los años 90. Su principal objetivo era destacar la compañía que un perro puede dar a su fiel amigo, así como promover y concienciar las adopciones desde las asociaciones y creación de grupos de rescate.

¿Qué beneficios tiene?

1.Disminuye el estrés y la ansiedad en el trabajo 

Un estudio realizado por la Virginia Commonwealth University, las personas que han experimentado ir al trabajo con su perro consiguen tener unos niveles de estrés más bajos y esto se percibe desde el primer día. En la mayoría de los estudios, los niveles de estrés eran más bajo cuando se trataba de su propio perro.

2. Fomenta las buenas relaciones y la comunicación entre los colaboradores

La compañía de nuestros pequeños amigos es un estupendo estímulo que incentiva las relaciones y mejora el buen ambiente. La presencia de los animales supone un impulso para la creación de conversaciones y anécdotas, además facilita la comunicación entre todas las personas. Su nobleza, su lealtad y su energía positiva sobrevolarán la oficina.

3. Acariciarles ayuda a regular la tensión arterial 

Estar en contacto con nuestros seres queridos nos tranquiliza, acariciar a nuestro perro es relajante y satisfactorio para ambos, esto genera que se regule la tensión arterial por su relajación. Ellos se nutren y sienten nuestro cariño también.

4. Mayor satisfacción laboral, lo que se traduce en mayor productividad

Descansar durante la jornada laboral o hacer “breaks”, contribuye a mejorar el rendimiento global. Si además, tenemos cerca a nuestro perro, será ideal para despejarse y disfrutar juntos de los pequeños descansos. Te ayudará a desconectar de verdad. Por ejemplo, dar un pequeño paseo con un perro, sea tuyo o de algún compañero,  te ayudará a pensar con claridad, a reducir el estrés, la ansiedad y reunir energías positivas.

5. Crea un entorno en el que se desarrolla y aumenta la creatividad

Los juegos, las carreras, sus travesuras y la infinidad de cosas que estos animales son capaces de hacer para entretenerse y a su vez, hacernos reír, son una fuente inagotable para desarrollar ideas fuera de los hábitos rutinarios y la estabilidad del día a día. ¡Sacan nuestra lado más creativo!

Si tienes una agencia de publicidad llena de creativos inquietos, ya sabes, estos pequeños peludos os ayudarán a sacar unas ideas brillantes.

6. Los beneficios para tu perro

El hecho de no separarse de sus seres queridos, es beneficioso para ellos. Esto influye en su estado de ánimo, ya que muchas veces cuando se quedan solos se entristecen. Son animales gregarios y les encanta estar en compañía, que jueguen con ellos y sientan todo nuestro amor y cariño.

La desmotivación y autoboicot profesional