La desconexión laboral es un factor clave para la mejora de la productividad en el trabajo.

La desconexión laboral para mejorar la  productividad.

¿Qué nos aporta desconectar del mundo laboral? Pues bien, la respuesta es como la pescadilla que se muerde la cola. Si hay desconexión laboral, el rendimiento de las personas mejora y aumenta la productividad en el trabajo; por lo tanto, aislarse del mundo laboral, mejora el mundo laboral.

La desconexión laboral es un derecho, todas las empresas deberían respetar el tiempo libre de los trabajadores, así como, conocer sus limites horarios y su permisividad.

El enemigo de la productivad: Los Smartsphones

En la actualidad, los dispositivos inteligentes son protagonistas en nuestro tiempo libre. Investigadores de la Universidad de Tecnología de Queensland, realizaron una encuesta a más de 700 usuarios de teléfonos móviles en toda Australia y obtuvieron un patrón conocido por “tecnoferencia”.

La tecnoferencia, alude a las interrupciones cotidianas e intrusiones que las personas experimentan debido a los dispositivos móviles. Los investigadores descubrieron numerosos aumentos en las personas que culpan a sus móviles de pérdida de sueño e insomnio y falta de concentración, el 31.3 por ciento en 2018 frente al 5.5 por ciento en 2015. Este incremento es debido a la dependencia de las tecnologías en la sociedad actual, la resistencia de los usuarios a no quedarse atrás.

Los dispositivos móviles, son los responsables de la mayor parte de distracciones, algunas lenguas las califican como “armas de distracción masiva”. Estas distracciones, la pérdida de tiempo y de horas de sueño, conllevan a una menor concentración, menos capacidad lógica y afecta a la capacidad de atención. Esto se ve reflejado en el trabajo, cuesta más ser eficaz, y la productividad se ve menguada por una mala gestión de los dispositivos en el tiempo de ocio.

Vivimos en la nueva era de las mentes dispersas, esto es lo que ha producido la revolución tecnológica. La capacidad de centrar el foco en la información que recibimos, en escuchar y a su vez empatizar, es cada vez menor. Deberíamos empezar a reflexionar sobre nuestras prioridades.

 La inversión más importante en la vida: Tu tiempo

El “auto consumo” de nuestro tiempo libre viene muchas veces condicionado por factores externos, como bien hemos mencionado anteriormente, ya sea por el entorno laboral, la familia o por terceros sujetos de intromisión.

Es muy importante saber gestionar nuestro tiempo, para rendir al 100% en todo lo que hagamos, ya sea en el ámbito profesional como en el personal. La sociedad, por lo general, quiere gestionar su tiempo de forma independiente y flexible, sin limitaciones.

Invertir en uno mismo es la mejor forma de crecer, de conocerse y de enfrentarse a cualquier factor externo. El auto consumo de nuestro tiempo, es una inversión a largo plazo.

” Escoger el propio tiempo es ganar tiempo”, Sir Francis Bacon.