La desigualdad salarial, tan conscientes de ella y tanto por hacer todavía. Hoy 22 de febrero se “celebra”, aunque realmente no hay nada que celebrar, el día por la igualdad salarial.

La desigualdad salarial en España

Los datos hablan por sí solos, y es que, de media en España las mujeres cobran 5.900€ anuales menos que los hombres. Además, es destacable a la par de preocupantes que la brecha salarial entre hombres y mujeres es mucho mayor en los contratos indefinidos que en los temporales.

En comparación con el resto de países de la Unión Europea, estamos tres puntos por encima de la media. Concretamente en España la diferencia salarial es de un 19,3%. Con la crisis de 2008 está se acentuó.  En el mapa se observa la diferencia salarial en los distintos países de la Unión Europea.

 

Brecha-salarial.png

Estudios realizados por la Organización Internacional del Trabajo, aseguran que la brecha salarial tardaría alrededor de 71 años en desaparecer. ¿Es preocupante, verdad?

¿Por qué hay brecha salarial?

Si los salarios se adecuaran a la formación de los empleados o a la productividad de los mismos, las mujeres cobrarían un 2% más que los hombres.

El informe Cómo combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres en la Unión Europea, enumera algunas de las causas que generan la desigualdad laboral. Entre estas destacan:

  • Las mujeres reciben un trato menos favorable que los hombres, están más discriminadas en el lugar de trabajo.
  • La brecha salarial también está causada porque hombres y mujeres trabajan es sectores diferentes. Por ejemplo, generalmente hay más enfermeras y más médicos. Esto está relacionado con los patrones sociales adoptados desde la infancia.
  • Se infravaloran las capacidades y habilidades de la mujer en el trabajo.
  • El llamado “techo de cristal”, es decir, la poca cantidad de mujeres en puestos de liderazgo o dirección, es una de las mayores preocupaciones y barreras que hay que romper.
  • La conciliación de la vida laboral y familiar. Una de las medidas que terminaría con esto sería igualar los permisos de paternidad a los de maternidad.

¿Conseguiremos hablar de igualdad salarial? ¡Sigamos trabajando para que así sea!