Ya lo decía Henry Ford, “there is joy in work” (hay alegría en el trabajo). Pero a veces puede resultar misión imposible, cuando eres nuevo en el trabajo, o te rodean personas tóxicas, las condiciones no son favorables, el salario no es el ideal o está implementado un horario rígido en la oficina. Si todas estas cosas se dan a la vez, casi que mejor huir pero, si ese no es el caso, tenemos la solución para ti. Porque la felicidad no está tan escondida y, rascando un poquito, la podemos encontrar.

Y si hay empresas felices, ¿cómo se consiguen empleados felices?

1. Enfréntate a tus miedos. Es normal sentirse intimidado ante un nuevo trabajo o proyecto. Ahora bien, está situación no tiene que ser permanente, es un obstáculo para la satisfacción laboral. Se trata de darle un giro a la situación, cambiar el rumbo y coger un proyecto con ganas. Hacer un balance y sacar el lado positivo, cambiar la actitud y empezar cada día con energía.

2. Prepárate. Con los objetivos marcados y las estrategias determinadas, nunca viene mal prepararse previamente en casa. Documentarse, hacer búsquedas, empaparse de contenidos, de blogs, tutoriales, twits, páginas de facebook, etc. En la actualidad lo raro sería no estar informado de algo. Así que a devorar información, que aportará seguridad y, la seguridad, felicidad.

3. Relájate. No se trata de hacer de un grano, una montaña de arena. Hay que perder el temor a fallar. Concentrarse en todos los conocimientos adquiridos y potenciar las habilidades. La ansiedad solamente hace perder el tiempo. 

4. Motívate. Importante valorar todos los aspectos positivos del trabajo: la autonomía, su flexibilidad, conciliación, el trabajo en equipo. Su cultura corporativa, el clima laboral que se respira, el compañerismo o lo que te aporta cada día. Preciso ser optimista para potenciar la felicidad y la productividad.

5. Sé proactivo. No te limites a hacer lo que se espera de ti, a cumplir con tus objetivos. Diferénciate del restoVe más allá. Sorprende y aporta nuevas ideas. Una actitud proactiva se valora mucho en las empresas y, que valoren un trabajo bien hecho es primordial para ser feliz trabajando.

6. Relaciónate. Ante cualquier duda, pregunta. Sirve para relacionarse, para conocer quiénes están en la oficina. Unirse a los descansos, charlar, compartir experiencias. Apuntarse a cualquier actividad de Outdoor training.Está comprobado que el compañerismo aumenta la productividad. Y es, sin duda, un gran motivo por el que ir al trabajo cada día.

7. Evita las personas tóxicas. No deben ser un problema. Detectarlas y saber con quién contar ante un problema o proyecto. No se trata de tenerles miedo, sino de actuar siempre con cordialidad y que no afecte a tu rendimiento.  

8. Ignora las críticas destructivas. Y qué no te desmotiven.

9. Valora las constructivas. Todos los días se aprende algo nuevo y, ante cualquier aportación, no hay nada mejor que escuchar, aprender y mejorar.

10. Diviértete. Trabajar no implica aburrirse en una oficina. Hay que divertirse trabajando, aprender del resto de compañeros, el buen clima laboral es clave para ser feliz mientras desempeñas tus funciones.

actividad-de-la-empresa-tiempo-real-sesame