Aunque parezca una locura, en muchas empresas ya se celebra el “Pijama day” o el día de ir en pijama a trabajar. Oficialmente hoy día 16 de abril, se celebra el día de ir en pijama al trabajo.

Ventajas de ir en pijama a trabajar

Está demostrado que ir al trabajo con pijama mejora la eficiencia y el rendimiento de los empleados. Además, es una iniciativa que genera buen ambiente en la oficina, aportando más libertad y confianza a los empleados.

Si optamos por celebrar el día del pijama, dejando que los empleados teletrabajen, el gasto energético se verá reducido. Además, el empleado podrá gestionar su trabajo de forma más autónoma.

Eso sí, deberemos asegurarnos de alguna manera, que el empleado ha trabajado y no ha tomado el “Pijama Day” como un día de fiesta. Para ello, podemos pedir que se registre la jornada laboral o que imputen tiempos a las distintas tareas y proyectos que realicen durante el día.

Ir en pijama a trabajar es una rutina habitual

Los empleados de una compañía de tecnología bajo el argumento ‘trae tus sueños a la oficina’, van a trabajar en pijama una vez a la semana. La única norma, es que no se pueden cambiar en la oficina, sino que tienen que venir de casa tal y como han salido de la cama.

Algunos empleados y responsables afirman que desde que se realiza esta iniciativa, los empleados están mucho más animados, puesto que, a pesar de ser un día normal de trabajo, se combina con otras actividades en las que se elige al pijama más original, por ejemplo.

Así que si quieres incluir actividades de team building diferentes en el día a día, optar por el día del pijama es una opción, ya sea permitiendo el teletrabajo o acudiendo al lugar de trabajo con la ropa de noche.

¡No importa el atuendo que lleves a trabajar, sino que hagas bien tu trabajo!