En España, la gestión por objetivos ha crecido en los últimos tres años. Así lo indica David Monge, director general de la compañía de RRHH, Nexian.

“La gestión por objetivos afecta ya a más del 12% de los profesionales de nuestro país”

¿Qué es la gestión por objetivos?

La gestión por objetivos es un modelo que aspira a aumentar la productividad de una organización mediante la definición de objetivos para cada trabajador que a su vez se relacionen con las metas de la empresa. Los objetivos comunes, en este caso, se alinean con los objetivos individuales. En el caso de este método, lo ideal es que todos los managers participen en la definición de los objetivos. Así, las metas estarán claramente definidas en cada departamento.

Monge indica que es clave que las organizaciones informen a los trabajadores sobre estos objetivos. Además es necesario que las organizaciones asignen metas claras a cada uno de sus empleados. Para Monge, la definición de estas metas beneficiará no solo a la empresa, sino también al trabajador. Monge indica que se prevé que la gestión por objetivos crecerá en los próximos años.

Beneficios de la gestión por objetivos

Para la empresa, la gestión por objetivos implica que alcanzar el éxito depende de toda la empresa, y no solo del manager. Esto ayuda a que todo el equipo esté motivado e involucrado en el progreso de la empresa. Asimismo, la comunicación es más productiva en la gestión por objetivos ya que estos están claramente definidos.

Para el trabajador, la gestión por objetivos ayuda a que su trabajo sea fácilmente medible. Los empleados conocerán qué se espera de ellos. Asimismo, el feedback constante en este modelo de gestión ayudará al empleado a conocer su evolución.

¿Cómo medir la gestión por objetivos?

La gestión por objetivos se puede medir periódicamente considerando los objetivos alcanzados. Asimismo, también es clave considerar el progreso diario que realiza cada trabajador. Para ello, se puede utilizar una herramienta de gestión de proyectos, que ayudará a cada empleado a registrar las tareas diarias de cada proyecto. Conocer las tareas en las que ha trabajado cada empleado te ayudará, además, a conocer la rentabilidad de tus proyectos.