¡Sí, como lo lees! ¿Te imaginas en lugar de hacer una entrevista ser puesto a prueba dentro de una divertida Escape room? ¡Pues es posible!

Cada vez más empresas están adoptando este método de reclutamiento, sobre todo para detectar el talento junior. ¿Quieres saber por qué?

La Escape room como método de selección de personal

No me importa lo que ponga en tu resumen del CV, ni la escuela a la que fuiste, ni la última empresa en la que trabajaste. Lo que cuenta es la ética y la capacidad de trabajo porque eso es lo que va a determinar tu éxito en nuestra compañía y también en la vida. Mat Ishbia, CEO de United Shore (Internacional Business Insider).

Las Escape rooms son unas grandes herramientas para detectar las habilidades de los candidatos. Las propias empresas que organizan estos juegos han sabido ver el potencial que tienen para las empresas, y es por ello que ofrecen incluso salas contiguas con monitores para observar cómo se comportan los participantes. En ocasiones, es directamente el propio reclutador de la empresa el que se infiltra como topo en el juego para evaluarlos.

Dentro del  juego, aparecen los perfiles de liderazgo, creativo, resolutivo e incluso los pasivos y acaparadores. Además de mostrar estas cualidades, también puede ser detectado si el empleado encaja con la cultura corporativa de la compañía.

Muchos participantes consideran que su objetivo es salir de la sala, Lo que el seleccionador quiere es ver cómo se comporta el candidato durante 60 minutos. Sergio Almedívar, director de Fox in a box (Europa Press). 

La gamificación en los procesos de reclutamiento

Los procesos de selección están cambiando y adaptando a los descubrimientos de la psicología y sociología. Las soft skills se están imponiendo y los métodos de gamificación son una excelente forma de sacarlas a la luz.

Incluir la gamificación en el reclutamiento es beneficioso para ambas partes:

  • Para la empresa. Se ahorra tiempo  y es mucho más objetivo que la entrevista ya que saca a relucir las habilidades evitándose el famoso efecto halo. También se eliminan las mentiras, pues aparecen las verdaderas compentencias reales. Por lo tanto, viendo cómo se desenvuelve en una situación hace que se más probable que la elección sea un éxito.
  • Para el candidato. El ambiente es más lúdico y relajado  en comparación al entorno más tenso de una entrevista al uso.

Si decidimos poner en marcha esta técnica, no debemos olvidarnos de que debe estar bien direccionada hacia unos objetivos específicos. No es jugar por jugar. Además, debe ajustarse al puesto al que aspiran los candidatos. 

Optar por la gamificación también repercute en otros aspectos además del reclutamiento. Ayuda a la empresa a integrarse más de lleno en las nuevas tecnologías y mejora su imagen, dando un aspecto de entidad creativa e innovadora. 

Así que viendo todos estos beneficios, tal como diría el famoso Jigsaw:

“Que empiece el juego…”