Es un término que estamos acostumbrados a escuchar en Marketing. Pero ahora llega también a Recursos Humanos.

¿Qué es el “engagement” en Recursos Humanos?

Engagement es el nivel de compromiso o implicación que se crea en términos de relaciones laborales.

Se detecta con factores como que el empleado no habla mal de su empresa, sino más bien al contrario, también se siente a gusto con su trabajo y con su equipo de compañeros, se siente comprometido con la empresa y con el proyecto en el que trabaja. No le importa realizar horas extras no remuneradas, incluso en su tiempo libre puede dedicarse a encontrar soluciones a algo relativo a la empresa.

No se trata de un adicto al trabajo, ya que éstos no se sienten cómodos cuando no se encuentran trabajando y en su tiempo libre se sienten mal por no seguir con su trabajo. Esto les provoca un estado de desasosiego constante y ansiedad. En el caso de los empleados “engaged” tienen una vida plena, feliz, tanto en el terreno personal como profesional.

Realizan el trabajo mejor de lo que se les exige, contribuyen de este modo al buen estado de la organización, a la forma de trabajar y al conjunto del ambiente en el trabajo. De este modo, contagian el “engagement” al resto del equipo y lo convierten en colectivo.

En la mayoría de los casos poseen una buena salud tanto física como psicológica, lo que les aporta energía para emplearla en su trabajo, además tienen bajos niveles de estrés laboral. Deben de emplear sus propios recursos para alcanzar determinadas metas, así como ser espontáneos en la resolución de problemas.

 

¿Cómo generar `engagement´en los empleados?

En muchos casos son los propios empleados quienes sienten una vocación propia por su trabajo, lo que les lleva a comprometerse de este modo con el trabajo.

El primer paso es desde la base, durante el proceso de selección de personal se establecen las bases de los valores de la empresa, para que los posibles empleados vayan familiarizándose con ellos y con el modo de trabajo, como ocurre con las empresas Happy.

Según un estudio, la valoración entre los empleados acerca de un buen puesto de trabajo tiene estos niveles (de mayor a menor).

  • Trabajo que aporte realización personal.
  • Buen ambiente en el trabajo y compañerismo.
  • Buen salario.

En la mayoría de casos, anteponen el buen ambiente y el sentirse valorados en su empleo que el sueldo, que si implica un mal ambiente no proporciona beneficios personales ni bienestar.

Por ello, es indispensable la motivación de los empleados, que se sientan parte de un todo, y que se sientan haber contribuido a la consecución de los logros y beneficios que genera la empresa.

El `engagement´se puede mejorar:

  • Creando mecanismos de formación continua. Un empleado que no deja de aprender no se abandona a la rutina.
  • Manejar los problemas que puedan surgir de forma abierta y en conjunto.
  • Realización de informes constantes para conocer la evolución y el estado de la empresa.