El Consejo de Ministros del viernes 8 de marzo aprobará el decreto de registro horario.

Registro horario diario de entrada y salida

El Gobierno ya había anunciado la intención de implementar el registro horario obligatorio y todo apunta a que mañana, en el último Consejo de Ministros, se aprobará.

Fichar en el trabajo es la manera de terminar con las jornadas abusivas, las horas extra impagadas y el fraude a la Seguridad Social.

Cambios planteados en el decreto de registro horario

A continuación os contamos los cambios planteados en el registro horario de los empleados.

  • El artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores incluirá que “será de obligación de la empresa registrar la jornada de cada trabajador. Este registro de jornada será diario y deberá incluir el horario concreto de entrada y salida.”
  • Además, el artículo 35 especificará que los empleados deben recibir al final de cada mes una relación de las horas ordinarias y las horas extraordinarias realizadas.
  • Los empleados deben ser conocedores de la duración y distribución de su jornada ordinaria de trabajo, así como su horario laboral.
  • Los sindicatos deberán estar informados mensualmente de las horas extraordinarias que ha realizado cada trabajador. Estas se podrán denominar como “provisionales” ya que el empresario tiene 4 meses para compensarlas.
  • Los empleados tendrán la obligación de fichar los tiempos de descanso.

Herramientas para el registro horario

Aunque ya lo veníamos avisando, ante esta nueva obligación de registrar la jornada laboral de los empleados, las empresas que aún no lo hayan hecho, deberán implementar sistemas de control horario.

Sesame es una de las soluciones más completas y económicas que se pueden encontrar en el mercado. Los empleados pueden fichar las horas de entrada y salida, así como los descansos.

Con un solo clic, se podrán generar las horas de registro en formato pdf listas para firmar por los empleados. En ellas se recogerá la información tanto de las horas ordinarias como de las horas extraordinarias.

Y tú, ¿vas a seguir usando las antiguas hojas de firmas?