Las siglas EFR corresponden a “Empresa Familiarmente Responsable”. Se trata de un movimiento internacional que busca avanzar, en materia de conciliación familiar principalmente.

Aunque la conciliación es uno de sus objetivos principales, este movimiento también busca la igualdad de oportunidades, la construcción de una nueva cultura sociolaboral y la flexibilidad en el lugar de trabajo.

Ya son más de 500 organizaciones en todo el mundo las que han conseguido este certificado, caracterizadas por tener una cultura empresarial donde reina la flexibilidad y la productividad.

Son numerosas las ventajas que tiene conseguir el certificado de empresa EFR, entre ellas destacan:

  • Atracción y retención del talento. ¡Todo el mundo querrá trabajar en tu empresa!
  • Con el certificado EFR se mejora la reputación y la marca de la empresa. ¡Tu marca corporativa se verá fortalecida!
  • Captación de nuevos inversores.
  • Mejora del clima laboral, puesto que tener el certificado EFR supone que los empleados disfrutarán de flexibilidad horaria, conciliación familiar y otras muchas oportunidades. ¡Serán empleados felices!
  • Se reduce el absentismo laboral. ¡Ya no hay excusas para faltar al trabajo! Gracias a la flexibilización laboral los empleados podrán combinar las tareas personales con las laborales.

¿Quieres ser una empresa EFR?

Si las ventajas que ofrece el certificado EFR te han parecido interesantes y quieres ser una Empresa Familiarmente Responsable, te contamos cómo conseguirlo. Pero tenemos que ponerte en preaviso de que conseguir la certificación EFR no es sencillo.

Los principales pasos a seguir para ser una empres EFR son:

  1. El primer paso es contactar con la fundación. El contacto con la Fundación MásFamilia puede ser telefónicamente, por correo electrónico o a través del formulario que hay en su página web. La información solicitada es básica: sector al que se dedica la empresa, número de empleados y cuál es la situación actual de la misma.
  2. Una vez decidido a dar el paso deberás diseñar e implementar un modelo de gestión EFR. Dicho modelo puede desarrollarlo la misma empresa, acogiéndose a lo requerido por la fundación, o puede solicitarse a una consultoría homologada por la Fundación MásFamilia.
  3. ¿Ya has implementado el modelo EFR? ¡Ya estás preparado para pasar la Auditoría EFR! Una auditoría en la que se evalúa y comprueba que realmente se está llevando a cabo el modelo de gestión propuesto.
  4. Si superas la auditoría, podrás lucir el sello de Certificado EFR, en Conciliación durante 2 o 3 años dependiendo del tamaño de tu organización.

No es un proceso fácil, pero merece la pena destacar por ser una Empresa Familiarmente Responsable.

¿Te animas?

 control-presencia-conciliacion