La teoría Z de Ouchi propone la integración de la vida laboral y personal del ser humano, que procura la humanización de las condiciones de trabajo aumentando así la autoestima de los trabajadores. Se trata de una nueva cultura empresarial en la que los trabajadores, gracias a su plena integración en la organización, son capaces de autosuperarse a diario, favoreciendo así el desarrollo de la  empresa y de su persona.

También conocida como “método japonés”, la teoría Z fue desarrollada por William Ouchi en colaboración con Richard Pascale. Esta teoría considera que existen 3 tipos de empresa: las empresas A (americanas), las empresas J (japonesas) y las empresas Z, cuya cultura es novedosa y se denomina cultura Z.

La cultura Z es una cultura empresarial con ambiente laboral integral que favorece la autosuperación

La cultura Z se caracteriza por ser participativa y estar basada en las relaciones humanas, considerando al trabajador como un ser integral de su vida laboral y personal, motivo por el cual el trabajo en equipo, la confianza y la toma de decisiones colectivas son los máximos en los que fundamenta esta filosofía empresarial humanista.

El sentido de pertenencia es el motivo por el cual el trabajador se siente parte de la estructural de la empresa, y por ello, asume su rol como una pieza más del entramado organizacional, dando todo de sí mismo para alcanzar los objetivos empresariales, asegurando así la óptima productividad.

Principios de la Teoría Z

  1. Confianza
  2. Relaciones humanas con sutileza
  3. Estrechas relaciones sociales

Qué comparten las empresas Z

  1. Formación  de los trabajadores  constante e integral mediante un plan de capacitación.
  2. La finalidad es disminuir la rotación de personal.
  3. Son empresas adaptadas al proceso de evaluación contante y promoción personal.
  4. Los objetivos de la empresa, definidos con base en la filosofía Z, deben ser totalmente congruentes.

Pasos para desarrollar la cultura Z

  1. Entender la cultura Z y ser conscientes de la transformación empresarial, así como el rol que ocupa cada trabajador.
  2. Evaluar la filosofía de la empresa previo a la transformación.
  3. Definir la nueva cultura de empresa y hacer partícipe a todos los integrantes de la organización.
  4. Empezar por crear estructuras e incentivos.
  5. Establecer lazos personales entre los trabajadores y la organización.
  6. Hacer una evaluación de los cambios efectuados.
  7. Asignar el número de categorías y los empleados en cada una de ellas.
  8. Fijar un sistema de evaluación y promoción de los trabajadores.
  9. Ampliar las carreras de los trabajadores.
  10. Promover la participación y dedicación de los trabajadores.
  11. Procurar la plena dedicación de los empleados, tanto en la vida social como familiar.

La finalidad de seguir estos puntos es conseguir establecer unas metas comunes para todo el equipo, compartiendo objetivos y disfrutando de sus tareas diarias. De este modo, la satisfacción por logros conseguidos es conjunta, lo cual favorece la mejora del rendimiento del equipo. 

Registro del horario de trabajo desde casa