Se trata de una de las grandes lacras del trabajo en nuestro tiempo. El hecho de retrasar constantemente ciertas actividades que nos resulten más pesadas de realizar o que nos moleste hacerlas, sustituyéndolas por otras menos precisas pero más sencillas. Pero, ¿cómo podemos dejar de hacerlo?

10 Trucos para vencer la procrastinación

  1. Centrarse en un solo objetivo. Si una tarea es costosa, es conveniente dividirla en varias más pequeñas e ir terminándolas una a una. Cuando las hayamos terminado todas, daremos por finalizada la “temida” tarea.
  2. Trabajar en espacios de tiempo cortos para no agobiarnos con el trabajo. La técnica Pomodoro, por ejemplo, consta de intervalos de tiempo de 25 minutos tras los cuales se descansan 5 minutos para volver a trabajar, de este modo se mantiene la concentración durante el tiempo que el reloj está contabilizando. Tras 4 “pomodoros” se puede realizar un descanso más largo de 10-15 minutos. Los seguidores de esta técnica mantienen que se trata de una técnica que aumenta la productividad.
  3. Evitar las distracciones. Proponerse no atender el teléfono, ni el correo electrónico, ni la televisión durante el momento reservado a finalizar cierta actividad.
  4. Establecerse metas. Querer llegar a finalizar ciertas tareas en un día o saber la situación de trabajo que queremos tener al finalizar la semana nos ayudará a motivarnos para ir marcando plazos y cumpliéndolos.
  5. Es mejor tener una tarea “terminada” que tenerla “perfecta”. Podemos centrarnos básicamente en terminar una tarea, aproximadamente el 80% del tiempo destinado. Posteriormente, el tiempo restante lo dedicaremos a mejorarla.
  6. Informarse mucho sobre el tema que estamos trabajando. Se necesita mucha información para emprender un proyecto, por lo tanto podemos centrarnos primero en leer mucho acerca del mismo.
  7. Tener a mano un calendario o una agenda donde tengamos apuntadas las tareas. Ir tachando las finalizadas o cambiarlas de “tareas por hacer” a “finalizadas”. Esto es posible con programas como Trello, donde podemos establecer varios tableros en función de las distintas actividades a realizar, al finalizarlas se les marca un “tick” como que ya están terminadas. Se pueden crear para uno mismo o también compartirlas.
  8. Despejarse. En ocasiones no bastan los 5 minutos de descanso que nos brinda la técnica Pomodoro para salir a beber agua. Por ello podemos optar por despejar la mente, salir a dar un paseo puede ser beneficioso para volver con más ganas al trabajo.
  9. Sentir el proyecto como propio. Si estamos trabajando en algo que no nos gusta o no nos motiva, de poco valdrán las técnicas que estamos trabajando.
  10. Centrarse en trabajar. Es lo más importante, dejar de lado el resto de cosas para concentrarse en la tarea que tenemos entre manos. Parece complicado pero, tendremos que intentarlo, ¿no?