La comunicación entre las personas se considera una necesidad. Por lo tanto, las organizaciones deben prestar mucha atención a su comunicación. La comunicación interna se centra en los trabajadores. Este concepto se ha desarrollado estos últimos años por la importancia de mantener motivado al personal y conseguir mejores resultados.

¿Cómo elaborar un plan de comunicación interna?

Para crear un plan de comunicación interna deberás:

  1. Fijar los objetivos, teniendo en cuenta que los objetivos deben ser “SMART” (Specific, Mesurable, Achievable, Realistic and Time-Bound). Siempre que estén bien determinados será mas fácil llegar a ellos y evitar errores.
  2. Capacitar al personal, otorgándoles los medios y el conocimiento de cómo se realiza la comunicación interna en la empresa. De esta forma se mejora la calidad en el intercambio de información y se produce el efecto aprendizaje.
  3. Determinar el contenido y transmitir información útil y relevante del trabajo.  Hay que evitar perder tiempo y recursos en comunicaciones que pueden darse de manera informal. Por ello conviene definir quiénes son los responsables de comunicar cada información y conocer la jerarquía.
  4. Comunicar los medios. Facilitar plataformas o herramientas a los trabajadores a través de las cuales se van a llevar a cabo las distintas comunicaciones. La idea es que el sistema de comunicación sea sencillo y ágil para que no cree complicaciones. Por ejemplo crear un correo de empresa a cada trabajador o una intranet donde se compartan documentos .

Hay que tener en cuenta que estamos en un proceso de transformación digital. Nos gusta disponer de toda la información actualizada, de forma gráfica y en tiempo real. Por ello uno de los consejos a seguir es que las empresas potencien la visualización en la implantación plan. Se puede hacer uso de redes sociales, pantallas, gráficos… ¡Haz tu plan motivador y entretenido!

Un buen plan de comunicación interna fomenta la confianza en tu equipo de trabajo, conecta a los trabajadores entre sí para que persigan el mismo objetivo y finalmente lleguen a él de forma aunada, que sean capaces de compartir una misma visión del negocio.