La Responsabilidad Social Corporativa, RSC, es el compromiso de las entidades para minimizar sus impactos a la vez que contribuyen al desarrollo sostenible. De este modo, se implantan iniciativas medioambientales y/o sociales en la gestión de la empresa. La RSC es un concepto transversal directamente relacionado con el departamento de Recursos Humanos ¿por qué?

La Responsabilidad Social Corporativa

Muchas de las organizaciones reducen sus actuaciones de Responsabilidad Social Corporativa al carácter medioambiental. Como mera fachada ante las nuevas demandas sociales, algunas de estas empresas implantan la RSC dentro de sus estrategias de marketing. Buscan mejorar la imagen en sus públicos e incluso incrementar las ventas.

Sin embargo, el concepto va más allá. Estas acciones deben tener un fin externo a los beneficios de la empresa basándose en medidas filantrópicas. Las personas son lo más importante, por lo que estas políticas deben basarse en mejorar y contribuir nuestras sociedades.

La RSC en el departamento de Recursos Humanos

El desarrollo de la Responsabilidad Social Corporativa se consigue a través de la colaboración de todos los actores de la empresa. A su vez, estas políticas afectan a todas las instancias que intervienen en la organización, por lo que es necesario aplicarlas de abajo arriba.

El departamento de Recursos Humanos será el encargado de comunicar e involucrar a cada uno de los trabajadores. Debe garantizar que las políticas de RSC lleguen y se transmitan a todas las áreas como si formara parte de la cultura de empresa.

Esto no excluye que los empleados sean sujeto beneficiario de estas políticas. La organización debe asegurar que los programas también se ajusten a las necesidades de los trabajadores.

La Responsabilidad Social Corporativa no debe aferrarse a realizar únicamente políticas externas. Bien entendida debe empezar por los empleados.

Las compañías que aplican estas medidas en sus relaciones laborales consiguen mejorar la gestión interna y la percepción externa. De este modo, los trabajadores están más felices y comprometidos, ¡a la vez que se crea valor en la sociedad!