La importancia de una entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo es un aspecto clave en recursos humanos para conocer de cerca a los posibles candidatos que optan a un puesto de trabajo. Pese a que la entrevista no garantice con total seguridad el éxito de la contratación, te proporciona información muy valiosa acerca del postulante, tanto de su experiencia, como formación y motivaciones; aspectos que pueden predecir la adecuación persona-puesto.

Previa a toda entrevista, es muy importante definir bien el puesto de trabajo: tanto las funciones del mismo como las competencias, formación y experiencia necesaria. Esto nos permite conocer exactamente qué perfil buscamos, y poder explicar de forma pormenorizada qué se espera del trabajador en la entrevista personal.

Consejos para ser un buen entrevistador

  1. Estudiar al candidato. Una vez tengamos definido el puesto de trabajo, es fundamental que estudiemos al candidato. El paso previo a la entrevista es leerse detenidamente el currículum del candidato conocer de su perfil profesional. Uno de los errores más graves del personal de recursos humanos es realizar una entrevista sin haberse leído previamente el CV del candidato. Además hoy en día es cada vez más habitual recurrir a Linkedin para obtener más información profesional sobre el postulante. Cuanta más información tenga el entrevistador sobre el candidato, más enriquecedora será la entrevista.
  2. Preparar las preguntas con antelación. También hay que determinar qué competencias son necesarias para el puesto, para  poder así, escoger preguntas que nos lleven a evaluar dichas competencias (p.e. autonomía, trabajo en equipo, etc.). Esto permitirá agilizar la entrevista y evitar posibles silencios incómodos.
  3. Una vez en la entrevista, es importante tranquilizar al candidato. Una forma de hacerlo es preguntándole algo trivial como si ha llegado bien o cómo está.
  4. Adapta la entrevista a cada candidato. No todos los candidatos son iguales, por tanto, ¿Por qué realizar todas las entrevistas de la misma forma? Es aconsejable tener unas preguntas base, pero conviene adaptar el diálogo a cada candidato según se vaya desarrollando la conversación.
  5. Busca incidentes críticos en su conversación. Una vez identificadas las competencias, en la entrevista es el momento de preguntarle por situaciones en las que el candidato hubiese puesto a prueba dichas competencias. Es muy importante conocer qué pensó, qué hizo o cómo se sintió en determinadas situaciones para conocer mejor como actúa en contextos similares a los que se podría encontrar en nuestra organización.
  6. Fíjate en la comunicación no verbal. Observa sus gestos, su forma de hablar, su ropa, su puntualidad. Este punto es importante, pues una persona que evita contestar algunas preguntas, que cruza los brazos al hablar, es impuntual o va con la ropa sucia o arrugada, posiblemente no quiera ser contratada.

Qué preguntas realizar en una entrevista de trabajo

Una buena entrevista estará compuesta en su mayoría por preguntas abiertas que permitan obtener una gran cantidad de información, evitando preguntas cerradas de sí o no, ya que pueden enfriar la entrevista y coaccionar al entrevistado.

A continuación te mostramos algunas posibles preguntas que seguro te ayudarán a elegir al mejor candidato para el puesto:

  • ¿Cuál ha sido tu mayor logro profesional?
  • ¿Cómo has actuado en aquellas situaciones en las que te has visto envuelt@ de mucha carga de trabajo?
  • ¿Por qué te interesa este puesto de trabajo?
  • ¿Podrías indicarme una situación dónde hayas tenido que afrontar un cambio importante?

 

Registro del horario de trabajo desde casa