Externalizar el proceso de selección es cada vez más habitual. Las empresas tienden a ser cada vez más pequeñas, y el fenómeno de las startup contribuye también a ello. Es por ello, que en muchas ocasiones se prescinde de algo tan importante como es un departamento de recursos humanos propio, y se deja paso a la externalización del reclutamiento del personal.

Cuando se opta por esta opción hay que tener cuidado, pues estamos dejando en manos de alguien ajeno a la organización una decisión muy importante.

En muchas ocasiones hablábamos de los tipos de empleados que son necesarios en la organización y  de los que no. Ahora es momento de conocer los tipos de empleadores que pueden encontrarse en el ámbito laboral.

Tipos de empleadores

El pasota. Se caracteriza por ser un adicto al trabajo, por lo que no tendrá tiempo libre para hablar contigo, ya sea por teléfono o por correo electrónico.

El narcisista. Se esforzará en mostrar lo importante que es ante el resto de empleados. Le gusta atribuirse logros ajenos y demostrará el esfuerzo que supone quedar con los trabajadores.

El “tiquismiquis”. No confía en sus empleados, por lo que estará constantemente supervisando las tareas que realizan el resto de trabajadores. No se cansará de pedir mejoras y nada le convencerá completamente.

El “colega”. Se esfuerza en hacerse amigo de los empleados. Se llevará bien contigo, creará relaciones de confianza. Se preocupa por cómo se sienten los empleados, es cercano y siempre compartirá sus decisiones, para hacer partícipe a todo el personal.

El abusón. Son empleadores cómodos, que harán que te esfuerces al máximo y demuestres todo lo que sabes. Como siempre los extremos nunca han sido buenos, así que intenta no agobiarte. Este tipo de empleadores buscan personas que sepan trabajar bajo presión, que trabajen de forma constante y que siempre estén centrados en el beneficio de la compañía.

El autoritario. Nunca dejará que tu voz se oiga. Lo que diga él es lo que vale, así que no hay opciones ni sugerencias que valgan. Si te topas con el, tendrás que armarte de paciencia, y llevarlo lo mejor posible.

Así que como empleado seguro que te parece muy interesante conocer estos tipos de empleadores, con los que tarde o temprano tendrás que convivir.

Registro del horario de trabajo desde casa